Tutorial: Pedicura casera

tutorial beauty4ever (3)

Por la Redacción de n-punto

Para unos pies bonitos y presumir de una pedicura de altura, la profesora Shirley Cintrón del Instituto de Banca y Comercio, recinto de Caguas, te revela los pasos a seguir.

Paso #1: Aplica sobre las cutículas un producto para ablandar cutículas.

SONY DSC

Paso #2: Después, sumerge los pies brevemente en agua caliente con sal de 10 a 15 minutos.

SONY DSC 

Paso #3: Con las cutículas ya suavizadas las trabajas, usa el extremo biselado del empujador para retirarlas suavemente.

SONY DSC

Paso #4: Corta las uñas rectas de ser necesario y para dar forma, lima las esquinas y los bordes.

SONY DSC

Paso #5: Para remover la piel se trabaja con la lima porosa en el área de los talones.

SONY DSC

Paso #6: Aplica scrub y frota por un minuto para remover la piel que quede (si no tienes scrub en tu casa puedes mezclar yougurt con azúcar negra).

SONY DSC

Paso #7: Es importante secar bien los pies.

SONY DSC

Paso #8: Aplicamos crema humectante para pies.

 SONY DSC

Paso #9: Limpia las uñas con un poco de quitaesmalte para que el esmalte se conserve por más tiempo.

SONY DSC

Paso #10: Para terminar aplica el esmalte deseado. Es importante mencionar que la segunda capa se aplica una vez hayas dejado secar la primera por unos cinco minutos.  

 SONY DSC

 

 

 

Autoconocimiento

blog tayna cuadradoPor Táyna Rivera Llavona / Especial para n-punto 

“If every 8 year old in the world is taught meditation, we will eliminate violence from the world within one generation” – Dalai Lama

¿Cómo se puede ser feliz? ¿Cómo podemos reducir la ansiedad? ¿Cómo hacemos para poder aceptar y tolerar los entornos que no podemos cambiar?

El autoconocimiento es el camino al que vinimos a recorrer y el que a mi entender nos ayuda en todos los aspectos en los que tenemos dudas o preguntas existenciales que parecen a veces ser todas un misterio. Mientras nos distraemos constantemente con los mensajes que hay fuera de nosotros como: la educación, los medios de comunicación, las vidas personales, los trabajos y los pasatiempos, hay un ocurrir constante dentro de nosotros.

¿Sabemos quiénes somos más allá de conocer lo que nos gusta o no?Cuando se hace trabajo interno desde niños como la práctica de la meditación, trabajo voluntario, alguna práctica física oriental o que busque el balance y aprovechar el silencio, seguramente muchos de nuestros problemas sociales estarían resueltos. ¿Por qué? Porque al ir hacia adentro, calmar las fluctuaciones de la mente y consecuentemente, las emociones, nuestras reacciones adversas entre unos y otros serían mínimas reconociendo que la naturaleza de nuestro interno es paz, es amor, es comprensión.

Para esto no hace falta irse a los Estados Unidos a tomar un curso, ni certificarse en seminarios, hace falta tener fuerza de voluntad, cerrar los ojos y escuchar la respiración profunda mientras entra y sale de uno. Con enfoque en el latir del corazón nos conectamos calmadamente con ese camino que debemos andar y donde están todas las respuestas o por lo menos las que nos toca conocer de nosotros mismos.

Practicarlo es fundamental e ideal cuando se hace práctica de vida. Me gusta recordármelo al compartirlo aquí: mientras hay vida se puede. ¡Conócete!

Pasos y sugerencias:

  • Hagamos la práctica regular de sentarnos en silencio a respirar.
  • Intentemos honrar la voz interna que siempre está para hablarnos.
  • Busca refuerzo para desarrollar el andar de tu camino interno: espiritualidad, lecturas, grupos, amistades con el mismo norte
  • Desecha los hábitos o formas de pensar que realmente no son cónsonas contigo.
  • Para ser feliz da #lomejordeti.

Libro-Táyna-200x300Táyna Rivera Llavona es escritora, conferenciante, consultora y maestra de yoga con 13 años de experiencia en esa disciplina. Actualmente, ofrece el taller “Lo Mejor de Ti” para todo tipo de público con éxito en Puerto Rico y Latinoamérica. Su primera novela está disponible en versión digital pulsando aquí 14 días de Marisol  y en La Tertulia, Viejo San Juan, Tiendas Universal, Costa Rica. Para contrataciones de: clases de Yoga, conferencias, talleres o consultas, llama al 787-647-3782 o conéctate con Táyna en Facebook: “Lo Mejor de Ti con Táyna”.

 

 

Táyna Yoga

De los “malos amigos” y “amar la TV”

Blog_palabras (2)

Por Anuchka Ramos Ruiz / Especial para n-punto

En sexto grado recibí una de las lecciones más necesarias. A mi maestra de español se le ocurrió explicarnos la diferencia entre los amigos, compañeros o conocidos. Doce años después se me ocurrió explicar en mi propio salón de clases la diferencia entre eso que llamamos amar y querer, aunque ya bien lo explicó José José en su emblemática canción. Lo interesante es que la diferencia práctica que tienen estas palabras está marcada por las configuraciones lingüísticas de sus significados, aunque no nos demos cuenta.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, un amigo es  aquella persona con la que se tiene un afecto personal, puro y desinteresado, que nace y se fortalece con el trato. Si bien el término puede ser modificado por un adjetivo, son curiosas las expresiones “somos buenos amigos” o “es un mal amigo”.

En realidad, ¿podemos tener un “mal amigo”? En el universo lingüístico un amigo no puede ser más que una persona con la que hay afecto o una buena relación. Con lo cual, es una redundancia hablar de “buenos amigos” y una contradicción decir “malos amigos”. En cambio, como el afecto puede ser gradual, sí podemos hablar de “mejores amigos” o “amigos más cercanos”.

Un conocido es con quien sí se tiene trato, pero nada de afecto. Esta etiqueta social no suele ir acompañada de modificadores, porque es un término neutro que tiene la función de indicar que conocemos o no a una persona. No diríamos, pues, que alguien “es una mala conocida” o “una conocida bien cercana”.

Un fenómeno interesante es el uso de la expresión “amigo” para interpelar a cualquier persona: “Amiga, ¿dónde queda el baño?” o “Lo siento, amigo, pero no puede estacionarse aquí”. El uso es tan arraigado que se incluyó en la más reciente edición del DRAE como un adjetivo coloquial que sirve de “tratamiento afectuoso, aunque no haya propiamente amistad”.

Lo cierto es que, a mi juicio, no debemos jugar con el sentido de esas palabras sagradas que tanto significan en nuestras vidas. Así sucede con los verbos “amar” y “querer” que son parte de un paradigma de términos que denotan un mismo sentimiento con intensidades distintas: “estimar”, “apreciar”, “sentir afecto por”, “tenerle cariño”, “querer” y en la cúspide de todo, entonces, “amar”. Bien sabemos la diferencia en nuestro idioma entre un “te quiero” y un “te amo”. Más aún, imagínese el problema de un país en el que los hombres “aman ver televisión” del mismo modo en que “aman a las mujeres”…

Finalmente, queda la palabra compañeros que sirve para identificar a una persona que forma parte de nuestro mismo colectivo:  “el compañero de partido”, “la compañera de la oficina”, “los compañeros del colegio”. Esta categoría implica que sí hay un vínculo, por lo que podemos hablar de que “Javier tiene malos compañeros de trabajo” y de que “Mi compañera Zoé es muy buena”.

Precisamente, porque el sustantivo implica una horizontalidad en la relación, es decir, identifica a las personas como pares, el término es usado por hombres y mujeres para identificarse como partes de un vínculo conyugal, sustituyendo las formas “mi esposo”, “mi esposa” y “la mujer de Pedro” (fíjense que nunca “el hombre de Juana”). Por lo mismo, es la forma de tratamiento adoptada en Cuba a partir de la Revolución en lugar del “don”, “doña”, “señor” y “señora”.

Y, ojo, compañeros, esto no es purismo, es que el lenguaje es el vestido de los pensamientos, dijo alguien.

Anuchka Ramos Ruiz  es profesora de Español en la Universidad del Sagrado Corazón. Es graduada de la Universidad de Santiago de Compostela en España y egresada de la Escuela de Lexicografía Hispánica de la Real Academia Española. Es autora de la novela “No me quieras”: www.anuchkaramos.com

Cuando llega el mes de octubre…

Blog_Veroshk

Por Veroshk / Especial para n-punto

Al ya haber ocurrido el Equinoccio, vemos cómo rápidamente la noche y la oscuridad comienzan a tener más horas y el día se acorta acá en el hemisferio norte. Por eso, octubre es uno de los meses más importantes para ayudarnos a transicionar nuevamente a la oscuridad. Este es un ciclo que siempre está ahí. En la oscuridad también hay luz y en la luz siempre hay oscuridad, pues es una dualidad inseparable.

En el mes de octubre debemos tener presente que la vivacidad del verano comienza a opacarse. Ya habíamos transicionado un poco en ese estado de poseer menos energía al tener con nosotros la energía virgoniana, pero ahora es diferente. Este mes nos concentra. Nos abre la apertura de la pausa, pero sintiéndonos bien con nosotros mismos. Las dudas, el miedo al fracaso, la sensación de estancamiento y las emociones que nos agobian comienzan a desaparecerse.

Se desarrolla un sentido superior de confianza, pues es lo que naturalmente ocurre luego de llegar nuevamente al pico del balance que experimentamos con el Equinoccio. Ahora volvemos a fluir. Y si todavía tenemos la necesidad de hacer ese restart, podemos aprovechar el eclipse total de la luna del próximo 8 de octubre 2014 o también el eclipse parcial solar el 23 de octubre 2014. Toda esta energía contribuye al Equinoccio para que nos descarguemos y nos volvamos a cargar.

De igual forma, Mercurio comienza nuevamente su tránsito retrógrado el 4 de octubre 2014 y estará así hasta el 25 de octubre 2014. Este tránsito de Mercurio retrógrado nos obliga a concentrarnos también pues, como siempre, viene a perturbar el área de las comunicaciones. Por esto hay que estar pendientes del detalle, acostumbrarnos a estar solos y solucionar lo que venga, a confiar desde el silencio, a seguir soltando viejos patrones y a concentrarnos en lo más urgente e importante.

Este es un buen mes para seleccionar proyectos que requieren de cariño, paciencia y continuidad. Pueden ser desde proyectos personales tales como adelgazar, sacudirnos de la tristeza y también pueden ser proyectos de negocios o estudios. Lo más importante es escoger alguno. Esta va a ser nuestra piedra a lo largo de este camino nuevo, donde las noches son más largas y los días más cortos.

La voluntad es un elemento que nos acompaña muy de cerca en octubre. Una vez hagamos el compromiso con nosotros mismos, esa voluntad nos lleva a la meta que queremos obtener. La penumbra nos lleva a enfocarnos en nosotros y en nuestras prioridades; los demás pasan a un segundo plano.

La selección de un proyecto, entonces, es crucial como ya mencioné. Saca tiempo para pensar en ello. Lo tengas presente o no, la energía va a conspirar para que escojas algo sea voluntariamente escogido por ti o por la vida misma. Siempre es mejor, escogerlo uno… usualmente es menos doloroso. A lo mejor cuando evalúas, consideras que pudieses escoger varias cosas. Y, aunque en definitiva pueda haber varias cosas corriendo al mismo tiempo, ya que la vida es dinámica en sí misma, escoge lo más importante para tu entorno a tus circunstancias. Pregúntate, ¿qué te llevaría más hacia la luz? ¿Qué te haría mejor persona? ¿Qué te hace sentirte mejor contigo mismo?

Al seleccionar el proyecto, debes comenzar la acción en torno a ello. Lo importante es darle la continuidad y todos los días hacer algo relacionado a ese proyecto. Claro está, ese proyecto debe ser individual y no grupal o de dos para que evites el sentimiento de frustración. Utiliza tu agenda para organizarte, ponte recordatorios de las cosas que debes estar haciendo, busca apoyo para las áreas que necesitas y realiza todo paso a paso. No hay prisa. Pero sí debe haber compromiso.

Finalmente, recuerda que cuando llega el mes de octubre, todos debemos tener algo que hacer. Ese quehacer nos debe motivar, gustar y enamorar. Y ese algo lo debemos tratar como nuestro bebé; ponerle todo el empeño. Al final, la recompensa siempre será para nosotros.

 

Veroshk posee un doctorado en Psicología Clínica. Combina la Astrología, el Tarot, la Numerología, Metafísica, el balance de los Chakras, la limpieza energética y los trabajos de creencias para ayudar a los individuos a tomar el control de su vida y alcanzar sus metas. Es dinámica y accesible, lo que le permite tocar el corazón de las personas y transformar su vida. Trabaja como astróloga en consulta privada. Dicta charlas y talleres. Para consultas 787 460 3247.  Web: www.veroshk.com Twitter e Instagram: @vroshk

Guía de cómo conseguir tu primer cliente

Blog Osvaldo-2014

Por Osvaldo Acabá / Especial para n-punto

¡Bienvenido a un nuevo artículo para comenzar tu propio negocio! Mi nombre es Osvaldo Acabá y soy consultor en negocios en línea. Los último días he recibido muchos comentarios sobre cómo conseguir el primer cliente:

-“¿Me recomiendas que haga una campaña de Facebook con 3 anuncios o más?” – Nicol  

-”¿Qué puedo hacer para mejorar el SEO de mi página de Internet?” – Héctor

-“Me recomendaron que cree un video viral en YouTube para generar mucho tráfico. ¿Cómo puedo hacer que un video se convierta viral?” – Miguel

Con eso entendí que muchos de los consejos que la gente está leyendo en Internet son muy malos o, mejor dicho, muy vagos. Se trata de consejos genéricos que comprenden decenas de pasos que al final no nos aseguran ningún éxito. Hacen sentir que estamos ocupados haciendo mil cosas a la vez, pero en realidad lo que estamos haciendo es evitando hacer el trabajo realmente necesario (Moverse a conseguir clientes reales).

Tenemos que enfocarnos en lo que nos genere más y mejores resultados.

Solución: Conseguir tu primer cliente real. (Toma en consideración la palabra “real”, tu mamá no cuenta como cliente ni tu abuela ni tu mejor amigo).
Guía de cómo conseguir tu primer cliente

Para conseguir tus primeros clientes necesitas solo dos pasos que son: localizar y contactar.

1. Localizar a tus clientes

  • ¿Quién es tu cliente exactamente y dónde va a buscar soluciones a su problema? ¿Leen revistas? ¿Van al supermercado? ¿Le preguntan a el pastor de su iglesia?

  • ¿Dónde hay personas buscando por soluciones parecidas? ¿Cómo puedes buscar un punto medio entre ellos y tu servicio o producto? 

La primera opción es mi favorita: identificar personas específicas en tu mercado y encontrar dónde ellos van a buscar sus soluciones.

Hay que ser sinceros, mucha gente no quiere comprar tu servicio o producto (mucha gente ni te quiere escuchar). Pero algunas personas sí van a querer tu producto :-) . Cuando estás comenzando, tu trabajo es conseguir a esas personas y convertirlas en clientes de por vida.

Pasos de cómo conseguirlas:
El primer paso es buscar tu nicho de mercado. No intentes enfocarte en todas las personas entre las edades de 18 a 35 años que viven en España y tienen dos ojos en la cara y una nariz. Encuentra tu nicho por edad, localización, interés, nivel social, ingreso, etc.

Luego busca dónde ellos van a buscar sus soluciones (Entra en sus cabezas):

  • ¿Tienes un producto dirigido a mamás recientes? Busca en los blogs para mamas más leídos.

  • ¿Buscas un terapista físico cercano a tu hogar? Utiliza un app como Yelp para hacer una búsqueda rápida.

  • ¿Que tal otros emprendedores con nuevas compañías? Puedes utilizar LinkedIn.

  • Si vas a recortar perros o entrenarlos, quizás puedas ir a una tienda de mascotas o un parque donde los dueños de mascotas se reúnan y le puedes ofrecer soluciones.

Mucha gente se desespera porque no consiguen clientes y mi respuesta siempre es: ¿Has hecho tu búsqueda? ¿Conoces al detalle tu mercado? ¿Le enviaste email a algunas personas? ¿Invitaste a otros a un almuerzo para poder conocer sus necesidades? ¿Le preguntaste a otros negocios si es una buena idea? La respuesta por lo general es: no.

Déjame ponerte en perspectiva: Los otros días un cliente me dijo que iba a comenzar un negocio de un booth de fotos para bodas. Me preguntan, qué deben hacer, pues aparentemente están atascados.

Respuesta: Ve a preguntarle a los fotógrafos de bodas si es una buena idea. ¿Sus clientes lo comprarían? ¿Hay espacios en el mercado que no están siendo servidos? ¿Qué tal un coordinador de eventos? ¿La floristería? Si haces este ejercicio en las primeras una o dos semanas, te ahorrarás un año de tu vida perdido en una mala idea.

80 % de las ideas serán reforzadas o eliminadas por completo con este ejercicio. Y solo toma una o dos semanas para comenzar.

Toma el conocimiento de esta gente y crea tu nicho. Lee sus mentes y luego actúa sobre ello. Por ejemplo, si ya sabes cuál es la tienda de mascotas más grande de tu área, ahora te toca visitar su website, visitar la tienda y luego hablar con el dueño. Ponte de pie y toma acción, no esperes a que la respuesta llegue a ti.

2. Comunícate con tus clientes
Escribe un párrafo de dos a tres oraciones (no más de eso) que explique lo que hace tu producto o servicio y cómo puede ayudar eso a tu cliente. Habla con todas y cada una de las personas con las que te encuentres sobre eso. Es importante que seas conciso y con una solución precisa. Por lo general, cuando nos quieren vender algo, las conversaciones se convierten largas o sin ningún punto claro.

Quieres poder tener una idea clara de tu producto o servicio y probar cuál solución es más efectiva para tus posibles clientes. No temas y tómate la libertad de cambiar tus palabras cada vez que hables con alguien para probar que resuena más con tus clientes y has muchas preguntas. Queremos poder entrar en la mente de nuestros clientes y hablar en sus propias palabras.

No hay que usar estrategias de mercadeo avanzadas, ni oraciones de ventas como: “Pero espera que hay más, si compras hoy te regalaremos…” no por favor, no lo hagas. La forma más efectiva es ser auténtico e intentar solucionar los problemas que tienen tus clientes de una manera genuina, entablando una conversación natural como si le estuvieses hablando a tu mejor amigo.

El punto es crear un sistema simple que te ayude a probar rápidamente tu negocio. Y mientras la mayoría de las demás personas se preocupan por crear un super website o tomar otros pasos vagos. Tú has tomado la delantera con una estrategia simple de conseguir tus primeros tres clientes.

Quiero que tomes acción hoy para que logres tus metas rápido.

Déjame un comentario abajo con la respuesta a estas preguntas:

  • ¿Mi cliente específico es alguien con el problema? ______________________
  • ¿Mis dos o tres oraciones que describen mi negocio son? ______________________

Si quieres recibir más estrategias y pasos para comenzar tu propio negocio regístrate en mi lista

Osvaldo es el creador de estrategiamoderna.com, una comunidad enfocada en gente con ese espíritu de crear su propio negocios. Es un joven emprendedor con miles de ideas corriendo por su mente. Sabe lo estresante que es comenzar un nuevo negocio y mucho más cuando no sabes por dónde empezar. A través de vídeos, artículos y podcasts, asegura que aprenderás estrategias prácticas y efectivas que puedes usar para crecer tu negocio más allá de cualquier expectativa que hayas imaginado.

Desde la esquina en que se mira

blog tayna cuadradoPor Táyna Rivera Llavona / Especial para n-punto

Hemos escuchado tantas veces “todo depende” o “según el cristal con el que lo mires”. Se nos hace fácil identificarnos con alguien o alguna situación según la percibimos y cuánto nos afecta. Sin embargo, siempre hay dos lados en la historia, el que nos cuentan y el que vivimos.

La empatía al acercarnos a comprender ambas nos ayuda y permite a flexibilizarnos en la mente y reconocer que aunque no nos identifiquemos, podemos abrazarla. Cuando no, la comunicación hace corto circuito cuando el juicio entra en acción. Enjuiciar nos limita la visión y nos deja en la esquina que escogimos sin abrirnos a los demás. De ahí puede surgir una actitud de encerramiento y berrinche que resulta en un enredo.

Si bien a veces se nos hace muy difícil resonar con formas de pensar o actitudes demasiado ajenas a las nuestras, merece la pena hacer el ejercicio.

Cuando en una discusión entre dos hay incomprensión de ambas partes, se pasa a la guerra fría del ego de tener razón o echar culpas, ambas totalmente lejanas a una relación o comunicación saludable. ¿Qué tal si comenzamos sacando de nuestro vocabulario la palabra “culpa” y la frase “tener la razón”?  Creando nuevos hábitos al hablar logramos continuar transformando nuestras realidades hacia el entendimiento y la armonía.

Todos somos tercos, todos tenemos hábitos para cambiar, todos tenemos un cristal para mirar las cosas, entonces practicar limpiarlo de vez en cuando e intentar dejar nacer nuevos hábitos, el ciclo que se repite al quedarnos en una sola esquina también puede cesar.  ¡Vamos a intentarlo!

Pasos y sugerencias que nos pueden ayudar:

  1. Observemos las palabras que escogemos al opinar sobre alguna situación.
  2. Trabajemos en utilizar palabras de empatía.
  3. La paciencia es clave en cualquier proceso de comunicación. Vamos a cultivarla.
  4. Cuidemos de no tratar a otros como no nos gusta que nos traten, esto puede ser hasta un gesto.
  5. Seamos agradecidos de los intentos de bondad que tengan los otros aunque no nos sintamos listos para recibirlos.
  6. Desarrollemos empatía al comprender los dos lados de la moneda.
  7. Para ser feliz, da Lo Mejor de Ti.

Libro-Táyna-200x300Táyna Rivera Llavona es escritora, conferenciante, consultora y maestra de yoga con 13 años de experiencia en esa disciplina. Actualmente, ofrece el taller “Lo Mejor de Ti” para todo tipo de público con éxito en Puerto Rico y Latinoamérica. Su primera novela está disponible en versión digital pulsando aquí 14 días de Marisol  y en La Tertulia, Viejo San Juan, Tiendas Universal, Costa Rica. Para contrataciones de: clases de Yoga, conferencias, talleres o consultas, llama al 787-647-3782 o conéctate con Táyna en Facebook: “Lo Mejor de Ti con Táyna”.

 

 

 

Táyna Yoga

Cómo hacer una trenza francesa

tutorial beauty4ever (3)

Por la Redacción de n-punto

La profesora Marilyn Pintor del Instituto de Banca y Comercio, recinto de Caguas, nos enseña cómo hacer una trenza francesa, un peinado clásico.

1. Peina el cabello y divídelo en tres secciones iguales.

Trenza 1

2. Empieza a cruzar el mechón de la derecha hacia el centro y después el izquierdo hacia el centro.

trenza 2

 

3. Antes de repetir el movimiento de cruce, añade un poco de pelo y lleva los mechones juntos hacia el centro.

trenza 3

4. Mientras intercalas los mechones de pelo, presiona para que queden firme.

trenza 4

5. Continuamos el procedimiento hasta amarrar el cabello al final.

 

trenza 5

 

Convertimos la trenza en un moño de forma rápida y casual.
1. Con lo que queda suelto de la trenza, lo recoges hacia arriba en forma de torcido.

trenza p1
2. Agarramos con horquilla y acomodamos.

trenza p2
3. Ya tienes listo un recogido casual y espectacular, lo puedes decorar con rhinestones.

trenza P3

 

Cómo crear tu propio negocio en 3 semanas, desde la idea hasta validar tu negocio – Cuarta parte

Blog Osvaldo-2014

Por Osvaldo Acabá / Especial para n-punto

Cómo validar tu idea

Ya es hora de divertirse al momento de comenzar tu negocio. Para este momento ya has verificado tu idea y has confirmado que tiene el potencial de vender y generar esos $ 1,000 extra al mes que estamos buscando. ¿Se siente bien verdad? :-) Bueno, prepárate, es hora de probar si la gente gastará dinero en tu producto. En otras palabras, si la idea es comercialmente viable.

Este paso, si no es el más, es uno de los más importantes. Muchas de tus ideas se ven buenísimas en teoría, pero no sabes si realmente funcionan hasta que pruebas si el mercado está dispuesto a pagar.

Para poder ilustrar la idea vamos a tomar un ejemplo de bienes raíces. Carlos tiene la idea de llevar el proceso de vender bienes raíces a el mundo de las redes sociales, pero no está 100 % seguro de estar preparado para vender o si la gente va a confiar en él.

Así que decidimos validar la idea antes de invertir tiempo y dinero buscando licencias de corredor de bienes raícces, tarjetas de presentación, plan de negocio, etc.

Conocemos que Facebook y su sistema de anuncios es sumamente económico para hacer anuncios de prueba y llegar directamente al público que estás interesado. Además, Carlos envió un email personalizado a tres corredores de bienes raíces del área ofreciendo la oportunidad de llevarle más clientes interesados en comprar una de sus propiedades. De los tres, uno le contestó que estaba más que contento con la idea y que le daría una comisión si lograba la venta :-) .

Antes de comenzar la campaña creamos una meta de 20 personas interesadas, que lo animaría a seguir adelante o a revisar si hay problemas con el modelo. Para el fin del mes, Carlos vendió su primera propiedad y nació su compañía de social media para corredores de bienes raíces.

Les cuento esta historia porque quiero ilustrarte un punto importante: tienes que tomar pequeños pasos fríamente calculados con tu idea, para poder validarla. La validación es absolutamente esencial para ahorrar tiempo y dinero, lo que te permitirá probar tantas ideas como sea posible.

Aquí algunos de los métodos para validar tu idea rápidamente (confirmar si alguien compra tu producto o no):

  1. Llevar tráfico a una página básica de ventas: Para este método todo lo que tienes que hacer es crear una página Web gratis utilizando Wix o Weebly crear unos cuantos anuncios en Google o Facebook, luego evaluar el número de conversión y guardar las direcciones de email. En este paso estás buscando medir el interés en tu negocio.
    Nota: Con anuncios en Facebook, $ 100 pueden llegar a más de 100,000 personas que vean tu anuncio, alrededor de 80 personas pueden entrar a tu website y potencialmente pueden darte su email para que le ofrezcas tu producto o servicio.
  2. Enviar un email a 10 personas que conozcas, que creas que les gustará tu producto y pídeles que te envíen el pago a través de PayPal. Para muchos esto puede sonar un poco fuerte o difícil, pero es importante para ver cuál es la respuesta. Si algunos de ellos te envían el pago, ¡perfecto! Ahora tienes tu validación y puedes comenzar con tu producto.
    Nota: Si no se vende lo suficiente o no tienes el producto disponible aún, le puedes reembolsar el dinero a tus amigos y comprarles una cerveza por confiar en ti. Pero si ellos no compran, busca el porqué, preguntales qué los detiene a comprar tu producto. No necesariamente tiene que ser un email, puede ser un mensaje privado por Facebook o WhatsApp. Nuevamente, la meta es lograr validación de tu producto, no estafar a tus amigos ;-) .

Por supuesto, existen otras formas de validar tu producto (como Stephen Key que dejaba sus diseños de púas de guitarra en las tiendas para ver si la gente las intentaba comprar). Sin embargo, he encontrado que estos dos métodos son efectivos y rápidos para validar tu idea por Internet.

No es necesario ponerse muy avanzado en esta etapa y perder horas diseñando la página Web. Con que tengas la idea completa es suficiente para conseguir tu primer cliente.

Con esto culminamos la serie de cómo crear tu propio negocio desde la idea hasta validar si tu idea tiene salida en el mercado. Lo más complicado de todo es romper esas barreras psicológicas que no nos permiten comenzar y tomar acción hoy, que nos asegure el éxito en el futuro.

Haz memoria, ¿cuántas veces le has dicho a tus amistades que esta semana vas a hacer algo por tu vida, que tienes una idea nueva y revolucionaria o que ya quieres dejar tu trabajo? Pero, al final no haces nada para que eso suceda. Hoy es ese momento cuando verdaderamente vas a tomar ese paso que te llevará al éxito.

Osvaldo es el creador de estrategiamoderna.com, una comunidad enfocada en gente con ese espíritu de crear su propio negocios. Es un joven emprendedor con miles de ideas corriendo por su mente. Sabe lo estresante que es comenzar un nuevo negocio y mucho más cuando no sabes por dónde empezar. A través de vídeos, artículos y podcasts, asegura que aprenderás estrategias prácticas y efectivas que puedes usar para crecer tu negocio más allá de cualquier expectativa que hayas imaginado.

Hábito, mente y experiencia

blog tayna cuadradoPor Táyna Rivera Llavona / Especial para n-punto

Una de las experiencias más rigurosas que han aportado grandemente en mi camino (y estoy segura que el de muchos que han vivido experiencias similares) han sido los 32 días en Sivananda en Quebec, Canadá, mientras estudiaba para la certificación de Yoga Siromani hace 10 años.

Más de 100 personas del mundo despertábamos al sonido de una campana a las 4:45 de la mañana para comenzar una meditación de hora y media. Luego de dos clases de yoga al día, de dos horas cada una, trabajo obligatorio de karma yoga, clases de filosofía, el estudio del Bhagavad Gita, comida vegetariana dos veces al día, meditación a las siete de la noche y la campana volver a sonar para ir a dormir.

El día terminaba a las diez con la luna alumbrando aquel cielo lleno de estrellas. Además de aprender mejor sobre el valor del tiempo y los horarios, todo el proceso de baños comunes, la misma vestimenta para todos, el uso de los mismos recursos, las mismas oportunidades y la no necesidad de usar zapatos en la mayoría de los salones, definitivamente trabajaba en la humildad y la verdad de que para ser feliz no es mucho lo que hace falta.

De la misma manera y por ser un grupo de aprendices tan numeroso, se vive la experiencia de hacer una comparación con el resto del mundo. Allí habíamos gente de todas partes y las necesidades eran las mismas. El cultivar a lo otros como a uno mismo, sirvió de gran manera para también reconocer que cualquier camino o fuente que ofrezca un mensaje de bien, vale la pena escucharlo.

Así que sin más preámbulos, aquí les comparto uno que hace poco escuché en otro camino; reducir o eliminar la ansiedad y el estrés solo con observar la mente.

Así como cuando estamos en un lugar y escuchamos una conversación inevitablemente, de la misma manera escuchemos el diálogo que hay allá dentro de la cabeza. No solo nos daremos cuenta de que casi siempre la conversación es la misma y redundante, además podemos observar si el pensamiento es constructivo o no. El ejercicio para poder lograr este proceso consiste en escuchar nuestro pensamiento y poder mirarlo separado de la emoción. Por ejemplo, en vez de decir “estoy de mal humor” al mirarlo desde afuera podemos cambiar la acción al decir: “estoy pensando que estoy de mal humor”. De esta manera la reacción de nosotros ante el supuesto hecho cambia. No podremos cambiar las actitudes de los otros o las malas noticias de un país, pero sí nuestras actitudes, emociones y reacciones al respecto. Solo con mirar, escuchar y estudiar nuestra mente.

Igual de exigente que fue la experiencia en la preparación como maestra de yoga, hoy les invito que seamos diligentes, persistentes y determinados en observar y transformar la forma de pensar y veamos qué sucede.

Pasos y sugerencias que nos pueden ayudar:

  1. Escucha tu pensamiento, comienza a practicarlo con ojos cerrados.
  2. No juzgues lo que piensas, mas bien míralo.
  3. Repite lo que pienses desde otro punto de vista: “Estoy pensando que…”
  4. Observa el cambio en la emoción de uno a otro.
  5. Fluye en el proceso, sé paciente en el proceso.
  6. Disfruta los resultados del cambio.
  7. Si tienes dudas, comunícate conmigo al fan page.
  8. Para ser feliz, da Lo Mejor de Ti.

Libro TáynaTáyna Rivera Llavona es escritora, conferenciante, consultora y maestra de yoga con 13 años de experiencia en esa disciplina. Actualmente, ofrece el taller “Lo Mejor de Ti” para todo tipo de público con éxito en Puerto Rico y Latinoamérica. Su primera novela está disponible en versión digital pulsando aquí 14 días de Marisol  y en La Tertulia, Viejo San Juan, Tiendas Universal, Costa Rica. Para contrataciones de: clases de Yoga, conferencias, talleres o consultas, llama al 787-647-3782 o conéctate con Táyna en Facebook: “Lo Mejor de Ti con Táyna”.

 Táyna Yoga

¿El calor o la calor? ¿La azúcar o el azúcar?

Blog_palabras (2)

Por Anuchka Ramos Ruiz / Especial para n-punto

Por años don Ismael ha sido el médico cirujano de las lavadoras de casa. Es parte de la reserva de papi: los electricistas Bob y Pejeta, Freddy el de las morcillas, Lucho el ebanista, Edgard el asistente de la poda, entre muchos otros que vienen y van. Don Ismael anunció el sábado que la lavadora había muerto: ‹‹Mucho duró. Ahora todo está hecho para dañarse. Todavía tengo una de las de antes››.

Don Ismael habla con la parsimonia que dan los años. Es precavido con el uso de las palabras y enmarca sus intervenciones en frases de cortesía que, en cierto modo, han caído en desuso: ‹‹Usted disculpe, pero…››, ‹‹Si me permite la opinión…››, ‹‹Yo le sugiero que…››. Es llamativo cómo enmienda sus errores en la conversación. Está consciente de la falta de concordancia, así que corrige las flexiones del género y el número de las palabras que tanto se enredan en la oralidad: ‹‹es cierto, no tiene la ciclo delicado, digo, el ciclo››.

Lo escucho y pienso en la confusión que provoca el género de ciertos sustantivos, que siempre es marcado por el artículo que lo acompaña (la, el, un, una…) y por la flexión nominal. Los sustantivos o los nombres, que son las palabras que funcionan de sujeto en la oración (como Elena, el carro, la cotorra y la esperanza), están compuestos por una raíz y unos morfemas que determinan si la palabra es masculina, femenina, plural o singular. Por ejemplo, la palabra gatas se forma por la raíz gat- + el morfema -a (que marca el género) y el morfema -s (que marca el número). Así, nos parece lógico decir las gatas, no los gatas. Si bien este ejemplo es sencillo, otras palabras nos provocan más duda. Algunas son:

  • el calor o la calor: la forma preferida es en masculino, sin embargo, en el diccionario se documenta por igual su uso en femenino (Qué calor hace en Ponce).
  • el radio o la radio: si aludimos al aparato es el radio (Me compré un radio nuevo), pero si hablamos del medio de transmisión es la radio (Mi sueño es trabajar en la radio).
  • el sartén o la sartén: en España es una forma masculina, pero en América varía su género (Hice un pescado a la sartén o Mi madre me obsequió un sartén).
  • los tenis o las tenis: es preferida la forma masculina y en plural (Me parece absurdo comprar tenis tan costosos para estar a la moda).  
  • el agua o la agua: si bien el sustantivo es femenino, es correcto su uso con los artículos masculinos cuando está en singular (El agua corría por las calles de Santurce), pero si está en plural su uso es en femenino (Las aguas se salieron de su cauce).
  • el azúcar o la azúcar: en el Diccionario de la Academia aparece una marca de ambigüedad en el sustantivo, es decir, puede ser masculino o femenino, pero en el Diccionario de Americanismos está marcada como una palabra femenina. En Puerto Rico acompañamos a azúcar con los adjetivos: morena, negra, trigüeña y blanca. Así que la usamos en femenino.

Y para cerrar con broche de oro, don Ismael llevó a papi a comprar una lavadora nueva. Regresaron a casa con otro señor quejumbroso. ‹‹Si no tiene una ye tiene que ir a comprarla, don Carlos››, le dijo el hombre a papi. Me adelanté y le avisé a don Ismael, que estaba en la marquesina, ‹‹necesitan una ye››. Entonces, don Ismael fue y regresó del londri (sí, existe la palabra) y me corrigió pausado: ‹‹No, nena, lo que necesitan es una i griega››. ¡Ah, caramba! ¿Se dice ye o i griega? En la nueva ortografía de la Academia el nombre de la letra es ye, pero, en realidad, usted y don Ismael lo pueden decir como quieran. Siempre que lo digan bonito, con la pausa que dan los años, con la armonía de esas piezas ‹‹que ya no viene››.

Anuchka Ramos Ruiz  es profesora de Español en la Universidad del Sagrado Corazón. Es graduada de la Universidad de Santiago de Compostela en España y egresada de la Escuela de Lexicografía Hispánica de la Real Academia Española. Es autora de la novela “No me quieras”: www.anuchkaramos.com