Las flores en uno de los momentos más importantes

*Este es el primero de varios artículos que estaremos publicando relacionados con las bodas, y dedicado a todas esas parejas jóvenes que pronto darán ese importante paso en su vida. 

Por Anabelle Barranco / Especial para n-punto

Desde que nacemos somos recibidos por las flores. Las flores conviven en nuestras vidas, en los momentos más importantes: un nacimiento, una comunión, un perdón, una expresión de amor o de gratitud, una despedida eterna o una celebración; y ciertamente, en el día más importante: el de nuestra boda.

Tulipanes, rosas, hortencias, fresias y lirios, por mencionar algunos, forman parte de un mar de flores predilectas. Todas las flores son bellas, no existe una flor fea, lo que hay que saber es cómo trabajarlas adecuadamente para que luzcan espectaculares el día de tu boda.

Muchas veces no necesitamos exagerar la decoración de un lugar para que este se vea hermoso, ni hacer un ramo extremadamente grande o pesado que pueda hacer lucir incómoda a la novia que lo lleva. Si tenemos las flores bellas, bien condicionadas y bien trabajadas, no hay por qué sobrecargar. A mi juicio, la  belleza de una boda incide en la creatividad y la simpleza. Como el dicho en inglés: less is more.

A continuación comparto cinco sugerencias de cómo utilizar flores que te pueden ayudar a tener una boda tan bella como tan simple:

  1. En vez de utilizar un velo y una corona tradicional, utiliza flores naturales para tu cabello. Un detalle como una rosa o un orquídea sobre el cabello se ve espectacular.  Es algo fácil que puedes discutir de antemano con tu estilista.  También se pudiera elaborar algo más sofisticado como por ejemplo una diadema de flores.
  2. Usa un solo tipo de flor y repítela en todas partes: en el altar, en los bancos de la iglesia, en las mesas, en los ramos. La repetición de un mismo elemento se convierte en una grandeza cuando se ve como un todo. Si prefieres utilizar varios tipos de flores, no deberías usar más de tres colores.
  3. Diviértete y coloca las flores de manera inesperada: coordina con el chef o con el catering para que utilice una flor o varios pétalos para engalanar los platos de la cena. Una flor sobre cada servilleta en la mesa o una flor en cada copa de champaña son detalles que te ayudarán a hacer la diferencia.
  4. Recibe a tus invitados con una flor: los caballeros para su chaqueta, las damas para su cabello o su vestido. Dale esta tarea al séquito de la boda. 
  5. En la mesa, crea un espacio acogedor donde los invitados puedan compartir sin esforzar sus sentidos.  No sobrecargues la mesa con exceso de flores, diferentes estilos, mantelería pesada, candelabros, velas, topes, etc.

La simpleza en la decoración es un elemento clásico. En vez de dejarte llevar por últimas tendencias, escoge la  de mejor calidad que esté a tu alcance. Si tu presupuesto no te permite pagar la flor que más te gusta, indaga sobre flores parecidas que causen el mismo efecto. Un buen diseñador floral debe poder ayudarte en este aspecto. Déjale saber tus gustos y necesidades. Haz la boda tuya, no de nadie más. Sé creativa, sé simple, sé chic.

La autora es diseñadora de flores y eventos, certificada por Flower School NYC y Dutch Flower School.  Ha trabajado en la ambientación de diferentes galas en la ciudad de Nueva York.  Su compañía Flowers by Anabelle se especializa en la creación de arreglos florales únicos, confeccionados pensando en los gustos y estilos de vida de cada cliente; mientras que STEM Events es su compañía de ambientación de eventos que sigue la misma línea de innovación, belleza y creatividad.

  • Punto de jangueo

    SAT
    JUN
    24
    There are no upcoming events at this time.
  • Revista Digital