Haz sentadillas

Por Alonso Espinoza

La sentadilla es uno de los ejercicios más completos que puedes realizar.

El simple movimiento de agacharse y volverse a levantar (definición resumida de la sentadilla), involucra a más de 200 músculos, según un estudio publicado en el Journal of Strength and Conditioning Research. Aparte de las piernas, se involucran músculos del abdomen y la espalda.

 

Además, es un ejercicio totalmente funcional. Esto significa que su ejecución imita movimientos imprescindibles en la vida diaria como sentarse (de ahí el nombre sentadilla), levantar una bolsa del suelo o agacharse para cargar un bebé.

Por ende, si  fortaleces la musculatura a través de sentadillas, te será más fácil realizar estas actividades cotidianas.

¿Y no te lesionas?

La sentadilla es un ejercicio bastante seguro, por el simple hecho de que el cuerpo está diseñado para ejecutarlo de manera natural. Sí ejerce fuerzas de presión sobre las rodillas, los tobillos y la cadera, pero dichas articulaciones las resisten sin problemas en personas sanas.

Las lesiones son más probables si excedes al añadirle peso con una barra o pesas.

Lo recomendable es iniciar sin peso y, a partir de ahí, ir añadiendo peso poco a poco, siempre priorizando la técnica.

Si una sentadilla sencilla se te hace muy difícil, puedes poner una silla atrás. De esta forma, encontrarás un descanso en la parte más difícil, que es la transición entre la flexión (bajada) y la extensión (la subida).

También puedes apoyar la espalda contra una pared y hacer la sentadilla con ese apoyo. Una bola de pilates (bola grande inflable) es otra herramienta útil.

Fuente: La Nación/Costa Rica.